buscar

Home

MGA: Capítulo 834 – Dejando a todos asombrados

Traducido por DxCronos

Editado por Gasaraki

_______________________________________________________________

 

Capítulo 834 – Dejando a todos asombrados

 

"¡Chu Feng, malditos sean tus antepasados!" Al ver que Chu Feng seguía atacando a pesar de su humildad y mató a varios genios que eran extremadamente raros, el viejo antepasado de la dinastía Gao se enfureció y comenzó a gritarle: "Eres un descerebrado". animal, planeé disolver este asunto en nada, y evitar una batalla de vida o muerte o cualquier medida desesperada.

 

"¡Pero rechazas esos avances y matas a las generaciones más jóvenes de mi dinastía! Ya que ignoras los pasos que te doy, y rechazas la cara que te concedo, ¡te dejaré saber que mi Dinastía Gao no es fácil! ¿Quieres destruir mi clan? ¡Todavía te haré pagar un precio!"

 

"¡Todos los miembros, atención! ¡Hoy es un día para extender el poder de nuestra dinastía! ¡Destruye a estos bastardos de la Secta Demonio Hiriente de la Noche!"

 

"MATARLOS A TODOS-"

 

Después de su orden, la gente de la dinastía Gao hizo eco de su grito y todos lanzaron sus auras. En un instante, un poder incontrolable se extendió por todo el mundo, uno que luchó contra el poder de la Secta Demonio Hiriente de la Noche.

 

*Boom * Sin embargo, justo en ese momento, Chu Feng volteó su palma de repente. El armamento Real, Lanza del Dragón Plateado, apareció en su mano.

 

Después de que apareció, una presión incomparable fue emanada del Armamento Real, y al instante envolvió todo.

 

¿Quién podría competir contra un armamento real real?

 

El poder de toda la Dinastía Gao fue inmediatamente presionado. No solo se suprimió su poder, incluso sus cuerpos físicos fueron reprimidos. Eran como cerdos y perros mientras se acurrucaban en el suelo. Si no estaban rodando, estaban gateando. Perdieron por completo su capacidad de luchar.

 

Incluso el antiguo antepasado de la dinastía Gao no fue una excepción. Sus brazos levantaron su cuerpo, sus rodillas estaban en el suelo, y estaba arrodillado frente a Chu Feng.

 

* ta, ta, ta ... *

 

Después de someter a todos los expertos de la dinastía con el poder del Armamento Real, Chu Feng lentamente caminó hacia el viejo ancestro de la dinastía Gao con la Lanza del Dragón Plateado en la mano. Él sonrió fríamente, y luego dijo: "Ves viejo, ¿qué dijiste justo ahora? Repitelo."

 

*Clug * Frente al poder que emanaba Chu Feng, y al ver la escena de la muerte absoluta, el viejo antepasado primero tragó saliva, luego tomó una decisión. Rechinó los dientes, levantó la cabeza, abrió la boca y le gritó a Chu Feng: "Maldigo todos tus ances ..."

 

* Puchi * Pero antes de que pudiera terminar sus palabras, un resplandor frío pasó rápidamente. Luego un chorro de sangre. Chu Feng atravesó el cuello del antiguo antepasado de la dinastía Gao con Lanza del Dragón Plateado.

 

"Personas como tú no pueden insultar a mis antepasados". Después de hablar, Chu Feng agitó bruscamente su lanza, y luego de un estallido, la persona más fuerte de la dinastía Gao, el antiguo antepasado, se convirtió en un charco de sangre.

 

"En el instante en que sirvió en el Archipiélago de la Ejecución Inmortal cometió una ofensa capital". Después de ejecutar al antiguo antepasado, Chu Feng levantó la Lanza del Dragón de Plata.

 

* Aooo *

 

En ese instante, las runas de la Lanza del Dragón de Plata se encendieron. Primero, el rugido de un dragón resonó desde el interior de la lanza, luego un poderoso estallido de poder surgió de la lanza y se extendió hacia abajo.

 

"Ahh-"

 

Al ser golpeados por semejante poder, todos los habitantes de la dinastía Gao gritaron. Luego, después de muchas explosiones amortiguadas consecutivas, varios miles de expertos de la dinastía Gao, frente a las miradas sorprendidas y asustadas de la multitud, se convirtieron en un gran charco de sangre. Ni siquiera había restos; todos fueron asesinados por Chu Feng.

 

"¡Cielos!" Cuando vieron eso, sin mencionar a las personas del continente de las Nueve Provincias, incluso los expertos de la Secta Demonio Hiriente de la Noche que habían venido desde tanta distancia no pudieron evitar jadear profundamente.

 

De principio a fin, Chu Feng simplemente no había pedido su ayuda. Con su propia fuerza, eliminó por completo a los expertos de la dinastía Gao. Dejando de lado su fuerza abrumadora, su crueldad y decisión no era algo que una persona ordinaria poseía.

 

"¿Quién es este joven? ¿Qué forma tan terrorífica de matar, y también es del continente de las Nueve Provincias? Tal genio apareció del continente de las Nueve Provincias? "

 

"Esto es inconcebible. Incluso pensé que nunca había habido alguien destacado en el continente de las Nueve Provincias, pero parece que ahora estábamos absolutamente equivocados."

 

En cuanto a las personas que vinieron de otras dinastías, quedaron estupefactas ante las acciones de Chu Feng. En términos de edad, Chu Feng ni siquiera parecía ser mucho más viejo que Jiang Wushang, pero en términos de fuerza, la distancia entre los dos era realmente demasiado grande.

 

Dejando de lado el hecho de que ellos mismos eran muy inferiores a Jiang Wushang, Chu Feng, con su cultivación, era simplemente como un dios para ellos porque realmente tenía la fuerza para despreciar a todos ellos.

 

"Pongan en orden sus recursos." Chu Feng miró indiferente las armas y Sacos Cosmos bañándose dentro de la sangre, y luego ordenó a los expertos de la Secta Demonio Hiriente de la Noche que estaban detrás de él.

 

"¡Sí, señor!" No perdieron el tiempo y todos ellos se unieron, comenzando a organizar cuidadosamente los recursos que la Dinastía Gao había dejado atrás.

 

"Hermano Wushang, ¿estás bien?" En ese instante, Chu Feng se acercó al lado de Jiang Wushang.

 

"Gran Hermano Chu Feng, estoy bien. Realmente has regresado en el momento perfecto. De lo contrario, habría sido desastroso ". Jiang Wushang asintió con la cabeza, pero luego agregó:" Gran Hermano Chu Feng, ¡el arma en tu mano es tan poderosa! ¿Qué es?"

 

"Este es un Armamento Real." Chu Feng sonrió ligeramente, luego guardó la Lanza del Dragón Plateado y voló hacia el Fundador Dragón Azur y los demás.

 

Dejó a Jiang Wushang de pie en el lugar, incapaz de volver en sí por un largo tiempo. Él dijo, con un tono extremadamente sorprendido, "¡Es un armamento real!"

 

Después de acercarse a los ancianos que lo habían ayudado antes, él presentó sus respetos.

 

El fundador del dragón azur, Li Zhangqing, el Monstruoso Rey Mono, Qi Fengyang, antiguo antepasado de la dinastía Jiang, Jiang Hengyuan, Gu Tianchen ...

 

Todos estos eran personas mayores que habían visto crecer a Chu Feng poco a poco. En ese momento, mientras miraban a Chu Feng, no podían ocultar sus sonrisas. Ellos estaban muy felices. Estaban muy emocionados, tanto que ni siquiera podían hablar. No sabían cómo expresar sus emociones actuales, porque los logros actuales de Chu Feng sobrepasaron su imaginación.

 

Aunque, hace algún tiempo, se habían enfrentado a Chu Feng con el puesto de súper expertos y le habían dado diferentes grados de asistencia, en la actualidad, sus identidades se habían revertido. Hoy, no fueron ellos quienes salvaron a Chu Feng, sino Chu Feng quien salvó a todos.

 

Chu Feng, el niño perseguido en todas partes, se había convertido en un verdadero experto. Además, su fuerza superó las expectativas de todos. Él era ahora una existencia que cada persona en las Nueve Provincias reverenciaba pero que nunca podría alcanzar.

 

"Lord Chu Feng, estos son los recursos tomados de la Dinastía Gao". Pronto, treinta y ocho Señores Marciales se acercaron a Chu Feng, y junto con ellos se encontraron los recursos obtenidos de la sangre de los expertos de la Dinastía Gao.

 

Los llamados recursos no solo incluían perlas celestiales, sino también muchas medicinas marciales. También había innumerables Armamentos de élite, cosas que se llamaban tesoros invaluables en el continente de las Nueve Provincias.

Login Form

CrewChat