buscar

Home

PMG: Capítulo 1453 - Contraataque

Capítulo 1453 - Contraataque

"No he visto a un vigilante  en mucho tiempo." Susurró Lin Feng. Si el vigilante no se hubiese involucrado, tal vez Wen Tian Ge habría muerto.

"¡Ese debe ser el Vigilante de Wen Tian Ge!", Pensó Lin Feng. Él estaba aún más curioso sobre los Vigilantes. Sorprendentemente, Wen Tian Ge tenía un Vigilante, y nadie lo había notado.

"Los asesinos también son adeptos a la clandestinidad. Incluso se habían atrevido a esperar fuera del territorio del Clan Wen. No tienen ningún miedo." Pensó Lin Feng. Un fuerte viento comenzó a soplar a lo lejos: el señor Wen y unos pocos cultivadores fuertes del Clan Wen se precipitaron furiosamente.

"¡Qué descarado!", Gritó el señor Wen con furia. Ese era el territorio del Clan Wen, un clan imperial, y los asesinos estaban esperando en la puerta para matar a sus jóvenes cultivadores.

Wen Tian Ge estaba empapado en sudor frío. Esas personas no eran demasiado fuertes, pero la explosividad de sus ataques era aterradora.

"¡Mira, allá!" Un gran cultivador del Clan Wen señaló una deslumbrante palabra de oro "¡MUERTE!". Esa palabra gigantesca contenía un poderoso Qi mortal. Mucha gente levantó la cabeza e inmediatamente pensó en la Unión Imperial Asesina.

El señor Wen liberó la energía mortal abstrusa que luego se convirtió en una espada mortal. Se estrelló contra la palabra "MUERTE" y la hizo explotar. Solo entonces se dispersó lentamente. ¿Wen Tian Ge y Wen Ao Xue tendrían que pasar por esas cosas todo el tiempo?

"Abuelo, esos tres asesinos vinieron a matarnos." Dijo un cultivador del Clan Wen.

"De hecho, esas personas deben morir." Lin Feng estuvo de acuerdo.

"Gracias por su ayuda, querido amigo, y gracias al Padre de los Vigilantes" Dijo el señor Wen al Vigilante, sonriendo y asintiendo.

"Ese es mi deber." Dijo el vigilante roncamente. Su sombrero de bambú trenzado tembló, lo que significaba que probablemente estaba asintiendo con la cabeza hacia el señor Wen. Luego, desapareció nuevamente. Lin Feng se preguntaba si el Vigilante realmente se había ido.

"¿Padre de los Vigilantes?" Susurró Lin Feng. ¿Quién era el padre de los vigilantes?

¿Quiénes fueron los Vigilantes? ¿Y quién era el padre de los vigilantes? ¿Un emperador en la provincia de Ba Huang? ¿Quiénes fueron esas personas que actuaron detrás de escena?

"Señor Wen, ¿quién es el padre de los vigilantes?", Preguntó Lin Feng.

"¡Yo tampoco lo sé!", Respondió el señor Wen con indiferencia. "Pero él es quien levanta a los Vigilantes." Son los enemigos mortales de la Unión Imperial Asesina. Tal vez haya nuevos Padres Vigilantes de generación en generación, o tal vez el Padre de los Vigilantes siempre haya sido la misma persona."

"Qué misterioso." Dijo Lin Feng sonriendo.

Sin embargo, las cosas se volvieron cada vez más confusas para Lin Feng. Mucha gente nunca sabría sobre los Vigilantes y los Asesinos, solo escucharían rumores y leyendas mientras siguen con sus vidas. Incluso el señor Wen no podía saber con precisión.

Lin Feng asintió y saludó: "Me voy, señor. ¡Adiós!"

"Lin Feng, deberías quedarte aquí por un tiempo más. La Unión Imperial Asesina intentará encontrarte y matarte." Dijo el señor Wen. Lin Feng también fue uno de los objetivos de la Unión Imperial Asesina. Su encuentro anterior indicó que los tres tenían el potencial de convertirse en emperadores.

"Tendré que enfrentarlos tarde o temprano. No puedo seguir escondiéndome." Dijo Lin Feng sonriendo. "Nos vemos, señor Wen."

Lin Feng luego se volvió con confianza y tranquilidad. El señor Wen observó mientras Lin Feng se marchaba y sonreía débilmente: "Lin Feng tiene tanta confianza."

"Él puede permitirse tener confianza. El gran roc oriental que incluso tenía un arma imperial intentó matar a Lin Feng en el campo de batalla, pero falló varias veces." Susurró Wen Tian Ge. El arma imperial del gran roc oriental era aterradora. En términos de velocidad, ofensiva y defensa, era increíble, pero Lin Feng había logrado oprimirlo con sus energías de muerte maldiciendo, y casi lo había matado.

Después de que Lin Feng se fuera, saltó sobre su gigantesca espada y viajó en dirección al centro Ba Huang. Él quería ir a Ciudad Espada otra vez.

Quería ver al viejo de la Tumba de las Espadas. También quería saber si la espada del emperador Wu Tian Jian había vuelto a la tumba.

Detrás de él, parecía que algunas nubes habían estado persiguiendo a Lin Feng a una velocidad increíble. Lin Feng notó una silueta y frunció el ceño. Parecía que los asesinos también habían estado esperando que él se fuera.

"¿Puedes alcanzarme?" Lin Feng sonrió fríamente y su gigantesca espada se movió aún más rápido. En un instante, estaba lejos en la distancia.

Después de un corto tiempo, dos siluetas aparecieron de las nubes. Sorprendentemente, lo habían perdido.

"¿Quién es ese?" Uno de ellos sintió algunas energías peligrosas a su alrededor. De repente, querían escapar, pero un sonido metálico detrás de ellos les informó que ya era demasiado tarde. Una espada decapitó rápidamente a esa persona.

El otro estaba asombrado, querían escapar pero luego apareció otra luz de espada que contenía muchas energías abstrusas.

"¿Quién es ese?" Gritó el segundo asesino.

"¿No eres un asesino? ¡Ni siquiera puedes ver a los que te asesinan! "Dijo una voz fría. El corazón del asesino comenzó a latir furiosamente. Quería escapar, pero dos gigantescas manos de demonio lo habían agarrado por el cuello.

"¡Lin Feng!" La cara de esa persona se puso pálida. Lo habían estado persiguiendo, pero Lin Feng había reaparecido detrás de ellos en silencio.

"Parece que aparte de matar personas, no eres bueno en nada más. Es demasiado fácil asesinarlos a ustedes dos." Dijo Lin Feng. "¿Dime qué es la Unión Imperial Asesina?"

Sus ojos se volvieron negros y la intención del demonio llenó el cielo.

"¡Boom!" Lin Feng sintió repentinamente un poderoso ataque cuando las energías penetraron en sus ojos. Había una conciencia divina de otra persona en el cerebro del asesino.

"Jaja, puede que no sea un luchador increíble, incluso soy un asesino ordinario, pero entre los siete asesinos, hay otros mucho más fuertes. Te matarán, Lin Feng, sin lugar a dudas." Dijo esa persona riendo locamente. Entonces, la conciencia divina de esa persona se rompió y murió.

"Veo, incluso si no quieren morir, tienen que hacerlo. ¡Hay un hilo de conciencia divina dentro de su cerebro! ", Pensó Lin Feng. ¡Luego arrojó el cuerpo y saltó sobre su gigantesca espada otra vez!

______________________________________________

Editado y Traducido por Gasaraki

Login Form

CrewChat