buscar

Home

MGA: Capítulo 771 - Corazón fragmentado

Traducido por DxCronos

Editado por Gasaraki

Patrocinado por Darkrod

_______________________________________________________________

 

Capítulo 771 - Corazón fragmentado

 

* wuao ~ *

 

Las llamas negras dieron lugar al caos en el aire. No solo hizo que el espacio colapsara, sino que incluso siguió haciendo extraños aullidos y chillidos. Fue muy horrible.

 

Debajo de tal explosión de poder, los veinte espíritus Mundiales Monstruos perdieron su capacidad de resistir por completo. De hecho, le gritaron a Murong Xun, diciendo: "¡Maestro, sálvenos!"

 

"¡Basuras!" Cuando vio una escena así, la tez de Murong Xun se puso verde por la ira. Sin embargo, no salvó a sus Espíritus Mundiales que le sirvieron con sus vidas.

 

* boom * Finalmente, una explosión ensordecedora sonó; Eggy usó su ataque final. Dentro de las llamaradas negras, todos los veinte Señores Marciales rangos seis Espíritus Mundiales asesinados por Eggy. Ninguno quedó vivo.

 

"¿Así que este es un Espíritu del mundo Asura? Verdaderamente increíble Si ella ya es así como un Señor Marcial de rango dos, ¿qué tipo de capacidad de lucha tendría si fuera un Señor Marcial de rango seis? "

 

Ya Fei y Murong Wan estaban completamente estupefactas ante esa escena. Si no podían derrotar a Eggy ... entonces que así sea. Sin embargo, incluso aquellos Veinte espíritus Mundiales Señor marcial rango seis no podían vencer a Eggy. Tuvieron que admitir que ella era realmente demasiado aterradora.

 

"Hermano, mátala. Ese Espiritu Mundial no puede quedar vivo. Murong Wan habló de repente. Ellos y Chu Feng eran enemigos, eso era definitivo. Sin embargo, ahora, Chu Feng recibió asistencia de un poder de este tipo. Si él y Eggy no fueran removidos, darían lugar a infinitos problemas en el futuro.

 

Aunque Murong Wan no era como Zhan Feng y Ya Fei, que sentía tanto disgusto y odio hacia Chu Feng, no sería tierna con los asuntos que afectan la seguridad del Archipiélago de la Ejecución Inmortal.

 

 

"Señora, debo admitir que realmente me ha dejado presenciar un poder inconcebible. Eres muy fuerte.

 

"Pero, como dije, no encontraste el maestro apropiado. No importa cuánto más fuerte sea, estás destinada a morir aquí.

 

"Habiendo dicho eso, te daré una oportunidad ahora mismo. ¿Qué tal si abandonas ese pedazo de basura y me sigues? ", Dijo Murong Xun sonriendo. En realidad, quería tener a Eggy.

 

La razón por la que hizo esto no fue solo por su apariencia. Aún más, fue por la fuerza de Eggy. Después de experimentar su poder abrumador e ilógico, su corazón se conmovió profundamente.

 

"Ja ... Jaja ... Jajajaja!" Sin embargo, después de escuchar las palabras de Murong Xun, Eggy no pudo dejar de reír. Parecía una persona que escuchó la cosa más divertida de la historia.

 

"¿De qué te estás riendo?" Las cejas de Murong Xun se inclinaron hacia adentro cuando vio eso, su rostro volviéndose feo.

 

"Tonto. Extremadamente tonto ¿Sabes por qué los Espíritus Mundiales con los que hiciste contratos fueron del Mundo Espiritual Monstruo? ", Preguntó Eggy mientras sonreía.

 

"¿Por qué?" Preguntó Murong Xun.

 

"Es porque desde ese mismo instante, estabas destinado a ser indigno del poder del Mundo Espiritual Asura.

 

"¡Sin mencionar el Mundo Espiritual Asura, incluso eres indigno del Mundo Espiritual de Buda también del Mundo Espiritual Hada y del Mundo Espiritual Demoníaco! ¡Solo puedes comandar esos monstruosos Espíritus Mundiales Monstruo, porque también eres basura! ¡Jajaja!"

 

Mientras decía esas palabras, la voz de Eggy era extremadamente clara. Además, cada palabra era similar a una fuerte bofetada que golpeó ferozmente la cara de Murong Xun.

 

 

Él estaba realmente enfurecido en ese momento. Negarse a él era una cosa, pero ahora ella lo humillaba tan abiertamente, diciendo que era inferior a Chu Feng. Esa fue la gota final.

 

Entonces, por el pensamiento de Murong Xun, otros dos espíritus mundiales salieron. Ambos eran Espíritus Mundiales Monstruo, pero la atmósfera que los rodeaba era completamente diferente: eran dos Espíritus Mundiales Señor Marcial de rango siete.

 

"Mierda." Después de ver esos dos Espíritus Mundiales, Chu Feng frunció el ceño con fuerza. Él había estado observando todo. Aunque en verdad Eggy derrotó a veinte de ellos en este momento, mientras enfrentaba a los Veinte Espíritus señor Marcial rango seis, ya estaba presionada. Matarlos había exigido un enorme precio a Eggy.

 

Por lo tanto, sin importar el poder de la fuerza de lucha de Eggy, Chu Feng sabía que, con su cultivación de un Señor Marcial de rango dos, no tenía casi ninguna posibilidad de salir victoriosa al enfrentarse a los dos Espíritus Mundiales de Señor Marcial de rango siete.

 

Eggy también pareció darse cuenta de eso. Pero no había la más mínima fluctuación de emociones en su rostro. Giró la cabeza ligeramente, y con sus grandes y brillantes ojos, los entrecerró para formar dos hermosas medialunas. Entonces, ella sonrió bellamente, y envió un mensaje mental a Chu Feng, "Chu Feng, escucha. Morir yo siempre es mejor que morir los dos.

 

"En este momento, corre. Tengo una técnica que puede ayudar a retrasarlos. Recuerda, debes correr, de lo contrario te odiaré por el resto de mi vida.

 

"Sin embargo, también debes recordar si, después de usar esta técnica, sigues sin poder escapar, entonces, antes de que te maten, libera a ese otro tipo en tu cuerpo.

 

"Que todos sepan el precio de matarte: que surja la destrucción en toda la Región del Mar del Este.

 

"Dejemos que estos ignorantes débiles experimenten lo que es la verdadera fortaleza".

 

 

 

Cuando Eggy dijo esas palabras, Chu Feng sintió un agudo dolor en su mente; él obtuvo algo de información. Era información que le dijo Eggy: el método para abrir el sello del otro Espíritu Mundial en su Espacio Espiritual Mundial.

 

"Matar, matar a ... espera". No la dejes morir tan fácilmente. Que pena ella. Ustedes dos cuiden a esta chica, pero deben dejarme sentir satisfecho. "Después de liberar a los dos Espíritus Mundiales, la despreciable cara de Murong Xun regresó. Les ordenó a los dos deshonrar a Eggy.

 

Pero justo en ese momento, Eggy se volvió silenciosamente. Lanzó su mirada relajada hacia los dos Espíritus Mundiales entrantes. Una sonrisa desdeñosa aún colgaba de su rostro.

 

Fue porque en su punto de vista, a pesar de que sus puntos fuertes eran actualmente más fuertes que los de ella, aún no eran dignos de ser su oponente.

 

Si su verdadera cultivación no estaba sellada, sin mencionarlos, incluso los más fuertes en la Región del Mar del Este, a los ojos de Eggy, no eran nada.

 

"¡Eggy!" Chu Feng se dio cuenta del horrible giro de los acontecimientos y no pudo evitar gritar histéricamente.

 

Cuando vio que Chu Feng aún no se había escapado, Eggy se enfureció. Ella le gritó a Chu Feng, "¡Scram! ¡No me dejes morir sin motivo! ¡No dejes que ella espere penosamente, y no la dejes allí, sin poder escapar de este mar de dolor!

 

"¡Largarse! Aún tienes muchas cosas que hacer; no puedes morir aquí ¡VETE!"

 

Después de dejar esas palabras atrás, las ilimitadas llamas negras estallaron de nuevo en el cuerpo de Eggy y surgieron, extendiéndose.

 

Las llamas se elevaron, entrando en el cielo azul, a través de las capas de nubes blancas. Bajaron, a la tierra, a través de las capas de tierra negra. Al instante, se convirtieron en una pared que sacudió y selló una parte del mundo, separando a Chu Feng de Murong Xun y los demás.

 

"NO-" Chu Feng no pudo evitar gritar cuando lo vio. Ya sabía lo que iba a hacer Eggy: iba a agotar todo lo que tenía, sacrificándose para luchar por una oportunidad de dejar escapar a Chu Feng.

 

"¡No me dejes morir sin ninguna razón, corre!" Sin embargo, justo en ese momento, Chu Feng recordó sin cesar la voz de Eggy en su cabeza, su voz que lo impulsaba a irse.

 

Chu Feng apretó los puños con fuerza, tanto que crujieron. Sintió odio: se odiaba a sí mismo por ser inútil, impotente para proteger incluso a su propio Espíritu del Mundo.

 

Sin embargo, no tenía otra opción porque, cuando las cosas progresaban a lo que eran, permanecer tercamente atrás significaría que era un sacrificio inútil, desperdiciando el esfuerzo de Eggy.

 

Al final, Chu Feng solo podía traer consigo la sensación de desear estar muerto así como un odio incomparable, luego darse la vuelta y marcharse.

 

* retumbo estruendo * Sin embargo, antes de que Chu Feng escapara por esa gran distancia, una explosión ensordecedora de repente resonó detrás de él. La pared de color negro que Eggy hizo añicos.

 

* ta * En ese momento, Chu Feng no pudo evitar dejar de moverse y darse la vuelta para mirar. Sus pupilas se encogieron abruptamente, su cuerpo tembló violentamente, y en ese único instante, sintió que todo su corazón se fragmentaba en pedazos.

Login Form

CrewChat