buscar

Home

PMG: Capítulo 1413 - ¡Demente!

 

Capítulo 1413 - ¡Demente!

Mucha gente sintió las energías y dirigió su atención hacia ellas. Se sorprendieron, no solo Lin Feng había matado al quinto príncipe, ahora estaba haciendo las cosas difíciles para el tercer príncipe.

"¡Quema!" Las llamas aparecieron en el interior de los ojos negros de Lin Feng. La espada de Lin Feng también emitía estridentes sonidos de silbido. Luego hizo que el fuego demoniaco fuera a su espada. Además del fuego  demonioaco, también condensó en él energías destructivas, desoladas y de muerte.

"Las energías destructivas no pueden hacer que las cosas se descompongan." Lin Feng también agregó energías inmortales abstrusas.

"¡Roar!" Gritó furiosamente el tercer príncipe. Fue rodeado por la fuerza mientras liberaba energías de dragón hacia Lin Feng.

"Slash, slash ..." Lin Feng lanzó su espantosa espada, destruyendo de inmediato a los dragones. La fuerza lo oprimía, haciendo que las energías inmortales se fusionaran aún mejor con la espada.

"¡Roar, roar, roar!", El tercer príncipe no quería dejar que Lin Feng condense más energía. Sus energías se convirtieron en un dragón gigante una vez más, pero este dragón luego se fusionó con su espíritu y se movió hacia Lin Feng.

"¡Muere!" Un demonio apareció detrás de Lin Feng. El demonio y la espada se movieron juntos hacia el dragón del tercer príncipe.

"Boom, boom boom, boom!" Sonaron las explosiones y el espacio a su alrededor estaba completamente distorsionado. El brazo, el cuerpo, la sangre y el espíritu de Lin Feng temblaban violentamente, haciéndole incluso toser sangre. Sin embargo, su espada era extremadamente sólida, si las energías inmortales hubieran protegido la espada. Las energías de la espada habían logrado penetrar la cabeza del dragón.

El dragón gigante se estaba desmoronando.

"¡Roar!" El dragón dio un último esfuerzo.

"¡Muere!", Gritó Lin Feng. Nuevamente, su espada y energías demoníacas se lanzaron a los cielos. Al mismo tiempo, estaba mirando a su oponente, tratando de dañar su determinación. De repente, una canción comenzó a resonar en el cerebro del tercer príncipe y aterradoras maldiciones energéticas lastimaron al dragón. La espada ahora bajaba por el cuerpo del dragón.

Ese cuerpo físico era aterrador, como un verdadero dragón. La espada de Lin Feng podría haber destruido a cualquiera, pero el dragón del tercer príncipe era increíblemente resistente.

"¡Roar!" La gigantesca cola del dragón hizo un giro hacia Lin Feng. Lin Feng condensó energías de espada en su otra mano otra vez. Las explosiones sonaron y las energías liberadas de la colisión fueron abrumadoras.

"No es de extrañar que esos príncipes fueran las cartas de triunfo del Castillo Divino de Tian Long. Aunque el tercer príncipe solo ha atravesado el séptimo reino Zun Qi, puede matar fácilmente a los cultivadores del octavo reino Zun Qi ".

"¡Muere!" La cola del dragón se balanceó de nuevo, esta vez hacia el demonio de Lin Feng. Lin Feng lanzó un Puño Demoniaco Mortal y la cola colisionó contra él. Aunque su brazo estaba dolorido, no se inmutó. ¿Cómo podría un rey demonio estremecerse?

"Argh ..." el rey demonio de Lin Feng rugió furiosamente. La fuerza de Lin Feng se hizo más fuerte con él a medida que continuó creciendo más alto.

"¡Muere!" Aparecieron más energías, pero esas energías no habían venido del tercer príncipe. Lin Feng levantó la cabeza y vio a alguien con una espada terriblemente afilada apuntando a su cabeza.

"¡Mátalo!" Gritó alguien furiosamente. Lin Feng disminuyó la velocidad, como si estuviera atrapado en el barro.

"Slash, slash ..." la espantosamente aguda espada hizo temblar a Lin Feng. Esa era la espada de un asesino.

"¡Ten cuidado!", Gritó alguien a Lin Feng.

Dos asesinos de la Unión Imperial de Asesinos se unieron para luchar contra Lin Feng. Uno de ellos era un gran cultivador del clan Si Kong.

"¡Levántate!" Las explosiones y los ruidos retumbantes sacudieron la tierra. Apareció una gigantesca lápida que luego envolvió a Lin Feng en su interior. Mu Bei estaba tratando de ayudar a Lin Feng.

"¡Rompe!" Gritó el tercer príncipe. Un dragón gigante asaltó la lápida, creando grietas cuando la espada se acercó.

"¡Desecación y desolación!", Gritó Ku Can. Ahora, Lin Feng estaba rodeado de energías de desecación y desolación.

"¡Sapta Atibuddha Karasaniya!" Ban Ruo saltó sobre un león. Estaba sosteniendo un loto en una mano y una espada en la otra.

"¡No tendrás oportunidad!" Gritó una voz. El segundo príncipe había llegado y estaba atacando insensatamente a la lápida.

"¡Deténlo! ¡Ya que quieres matar a Lin Feng, tendrás que pasarme! "Dijo Hou Qing Lin. Él lanzó energías de reencarnación espada. En un instante, un agujero gigantesco, de diez mil metros de ancho, apareció y los bloqueó.

"¿Qué está haciendo?"

"¡Hou Qing Lin está loco!", La multitud estaba enloquecida. Hou Qing Lin quería matarlos a todos de una vez.

"¡Pierdete!", Un cultivador fuerte del Palacio Deva-Mara, también aparecía por encima de Lin Feng.

"¡Visión Celestial, muere!" Gritó un cultivador fuerte del Clan Si Kong. La visión de Lin Feng fue repentinamente borrosa y el espacio a su alrededor estaba distorsionado.

"Lacerar!" Una espada Vairocana se movió hacia el cultivador fuerte con la Visión Celestial. Tian Chi estaba rodeado de luces doradas mientras cantaba mantras con una voz clara, melodiosa, pura, profunda y de gran alcance de Brahma. Reforzó la lápida que protegía a Lin Feng.

"Boom, boom, boom!" El tercer príncipe se estaba volviendo loco cuando atacó la lápida. Más y más grietas comenzaron a cubrir la lápida.

"¡Muere!" Hou Qing Lin señaló con el dedo a alguien y, de repente, ese cultivador se vio rodeado de energías de reencarnación.

"¡Muere!" Gritó Hou Qing Lin furiosamente. Entonces ese cultivador gimió y de repente murió.

"¡Muere, muere, muere!" Qing Lin continuó liberando energías de reencarnación que rodeaban a todos los cultivadores fuertes.

En ese momento, la lápida se vio rodeada de energías doradas. Esas energías eran en realidad una espada opresiva de Qi. Mu Bei podía sentirlo, después de todo, él había hecho la lápida.

"¡Hermano, de vuelta, que lo intenten!", Gritó Mu Bei mientras volvía corriendo. Los otros se sorprendieron, pero confiaron en él, por lo que también regresaron.

"¡Déjalos morir, hermanos!" Gritó Mu Bei nuevamente. Todos asintieron y liberaron energías. El Buda gigantesco de Tian Chi se movió hacia un cultivador fuerte y lo aplastó. Él murió inmediatamente. Tian Chi no sabía a qué grupo pertenece ese cultivador, pero no importaba, ¡necesitaban cientos de personas para morir antes de que la ronda pudiera terminar!

_______________________________________

Traducido y Editado por Gasaraki

Donaciones por Paybal: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Login Form

CrewChat