buscar

Home

RW: Capítulo 95 - Reunión

 

Capítulo 95 - Reunión

 

¡Maldición, maldita sea! ¡Que príncipe de mierda, no fue él quien fue arrojado a este desierto solo por piedad! Cornelius pensó ferozmente, pero cuando recordó a los dos guardias con sus manos sobre las empuñaduras de sus espadas que estaban caminando detrás de él, tuvo que tragarse provisionalmente su bocanada llena de resentimientos por su estómago de nuevo.

 

Cuando finalmente salieron del castillo y vio marcharse a los dos guardias, el Barón se sintió aliviado.

 

Sacó un pañuelo limpio y se secó la frente. Firmemente arrojo saliva por la boca, mientras se imaginaba al escupitajo arruinando por completo la cara del príncipe. Sin embargo, esa escena no era lo suficiente para liberar su ira, por lo que piso fuertemente con sus pies el suelo y continuó escupiendo, hasta que su corazón se sintiera cómodo.

 

¿Solo por el hecho de que fuiste capaz de bloquear la invasión de las bestias demoníacas, piensa que usted es capaz de enfrentarse contra la Fortaleza Longum Carmen? Sigue siendo tan orgulloso, después de todo, ¡No le queda mucho tiempo para seguir estando orgulloso!

 

Cornelius pensó que, si no hubiere recibido tal información confiable, hubiera estado renuente en regresar a Ciudad Fronteriza tan temprano. En general, la aristocracia siempre regresaría más tarde que los civiles. Después de todo, ir a cazar y minar era un trabajo sucio, eran tan arduos que los aristócratas nunca los harían. Su papel solo consistía en supervisar la producción de mineral y esperar a que este fuera lo suficiente para que pudiera ser entregado. Y su tiempo libre lo usarían para ir a ver los hogares de sus cazadores, y preguntar si tenían alguna piel de excelente calidad adecuada para comprar.

 

Pero este año las circunstancias se convirtieron en algo diferente, Cornelius había oído por el director financiero Señor Reynolds que el Duque Ryan estaba listo para expulsar al cuarto Príncipe de Ciudad Fronteriza, esto no era una traición al rey de Castillagris, más bien estaban llevando a cabo una orden de Timoteo Wimbledon, el nuevo rey: “Roland Wimbledon ya no es más el Señor de la Ciudad Fronteriza, y si quiere ser reasignado a un nuevo territorio necesita volver a la oficina del primer rey, para conferirle otro nuevamente.”

 

Duque Ryan había mencionado estas palabras revolucionarias delante de Señor Reynolds, quien había sido capaz de subir desde escalar de una posición en el Ayuntamiento a la posición de director financiero en sólo cinco cortos años. Si no hubieran tenido una relación distante como familiares, y si no le hubiera enviado dos pieles de alta calidad cada año, Cornelius nunca habría sido capaz de saber lo que pasaba en la mente de las personas a cargo del oeste.

 

‘Regresar con el rey para que le confiera un nuevo territorio’, simplemente era algo agradable para escuchar, pero era tan solo una declaración vacía. Incluso Cornelius sabía que, el primer príncipe fue a la guillotina sin poder decir nada, entonces si el cuarto príncipe regresaba, ¿El nuevo rey le mostraría misericordia?

 

Sin duda, la frontera oeste estaba bajo el dominio del Duque Ryan, la única pregunta era si esperaría la orden del rey Timothy o si actuaría sin ella. Sin embargo, cuando el Duque Ryan decidía actuar, para él no habría ninguna diferencia entre Roland Wimbledon y un perro callejero.

 

Esta fue también la razón por la que Cornelius se precipitó hacia Ciudad Fronteriza. Uno era naturalmente para llegar a las pieles tan pronto como le fuera posible, pero la segunda razón era poner su propia casa a la venta. El primer punto que pensó era una idea muy perspicaz, ya que en los años anteriores mientras los civiles huyeron a la Fortaleza Longum Carmen para refugiarse, su inventario a principios de año naturalmente estaría vacío. Pero este año se habían quedado todo el tiempo en la Ciudad Fronteriza, sin duda entonces habría algunos bienes que recibirían, ¿Verdad? No sólo podría hacer algunos pequeños beneficios, sino que también podía ofrecer algunos a Reynolds y mostrar su respeto filial.

 

El segundo punto era que Cornelius le había solicitado de favor a Reynold que le proveyera de un lugar en el Ayuntamiento, a pesar de que era un trabajo muy ocupado, pero aun así era mejor que vivir en este maldito lugar pobre. Y como ya no usaría su casa, debía venderla tan pronto como le fuere posible. Además ¿Quién sabe cuándo el Duque Ryan comenzaría su ataque, quizá ese mercenario ingobernable haría una incursión y quemaría su casa, dándole una pérdida grande? Pero nunca se imaginó que en vez de ser quemada por mercenarios la casa, el cuarto príncipe la retiraría directamente. Cuando el Barón pensó una vez más acerca de este hecho, apretó los dientes con rabia, ¡fue una de mis mejores casas ah! A pesar de que 150 Reales de oro eran una exageración, pero todavía tenía un valor como mínimo de 30 reales de oro.

 

A fin de conseguir el dinero antes de tiempo, tuvo incluso que doblegar la espalda, y aceptar de mala gana 20 reales de oro, ¡Pero aun así su alteza lo trató de una manera tan loca! En lugar de darle sus Reales, incluso fue amenazada por la deserción. ¿No sabe que cada año al comienzo de los meses de demonios, todos los nobles evacuan hacia Fortaleza Longum Carmen?

 

Espera un minuto… Cornelio detuvo su lento caminar, parece que algo no anda bien. A pesar de que antes había oído hablar del mar carácter del cuarto príncipe, el siempre manejaría lo asuntos sin pensar, incluso siempre estuvo de mal intencionado con la esposa del Barón Simón después de que el llegara a la Ciudad Fronteriza. Después esto se convirtió en una broma privada durante mucho tiempo. Pero la impresión que recibió del príncipe hoy no coincidió con lo que sabía. El príncipe no se enojó ni tampoco actuó de manera sin vergüenza, sin embargo, fue el mismo quien había mostrado un mal carácter y actuado por completo sin razón. Durante toda la charla, el príncipe había hablado constantemente con el mismo tono.

 

Así que ¿Por qué se había asustado tanto, incluso renunciando obedientemente a su propia casa? Si hubiera dicho que la casa era suya, ¿El Príncipe realmente lo habría matado, o no?

 

Correcto… Cornelius no pudo dejar de estremecerse y sentir el sudor de su frente retrocediendo. Ahora, en retrospectiva, cuando se había enfrentado al príncipe, había tenido la ilusión de que estaba hablando con el Duque Ryan en su lugar.

 

El barón sacudió la cabeza con fuerza, tratando de deshacerse de estos recuerdos desagradables en la parte posterior de su mente. De todos modos, el cuarto Príncipe sólo estará de orgulloso por unos días más. Pronto el Duque Ryan traerá a Ciudad Fronteriza de nuevo bajo su gobierno, y entonces su alteza Roland Wimbledon será escoltado de regreso a Castillagris, entonces tendré una buena risa para él en ese momento. Tal vez estos 20 reales de oro no han pagada nada de vuelta, pero al final el Duque Ryan buscara tomar venganza por mí.

 

Deteniendo su pensamiento hasta aquí, finalmente fue capaz de relajarse de nuevo. Desde que había recibido algunas piezas de piel de excelente calidad, y ya no necesitaba vender su casa, simplemente podría regresar de vuelta ahora a Fortaleza Longum Carmen. Entregaría el mensaje a los “miembros de la aristocracia que tuvieran el mismo malentendido”, y simplemente se los ‘pondría en un acto’. Cuando vuelva a Fortaleza Longum Carmen, tengo que imitarlo de la manera mejor posible, para que todo el mundo sepa que es un farol.

 

Cuando finalmente dejo la zona del castillo, siguió caminando por la carretera hasta llegar al puerto, Cornelio tuvo un breve encuentro con una mujer que llevaba una capucha.

 

Originalmente, no había nada extraño en ello, después de todo los habitantes del pueblo iban y venían todo el tiempo, pero la manera de vestir de la mujer…. Tal vez ella era una mujer joven o una mujer de clase alta, tal vez ira a ver al Príncipe. Pero cuando una ráfaga de viento sopló hasta la esquina de su capucha, Cornelius sintió a su corazón palpitar, y no podía recuperar el aliento.

 

¡Por el amor de Dios!, este tipo de mujeres son difíciles de ver, con el pelo largo verde oscuro, incluso si sólo revelo una parte de su cara por un momento, y con esa apariencia es lo suficiente para dejarme aturdido. Incluso si el Rey en Castillagris llamaba a las otras princesas de la aristocracia, quedarían totalmente eclipsadas, así que ¿Cómo es posible que alguien tan hermosa este en la Ciudad Fronteriza?

 

Se dio la vuelta, deseando poder alcanzarla, para observar lo que haría, pero se dio cuenta que ella estaba caminando directamente a la dirección del castillo.

 

¿Es este el tipo de mujer a las que el Príncipe tiene acceso? El Barón dudo un poco, pero al final se rindió. Él realmente no quería tener nada que ver con el cuarto Príncipe, una persona tan malvada debe dejarse para que el Duque Ryan se encargue de él personalmente, todavía tengo que volver a la Fortaleza Longum Carmen.

 

Al llegar al muelle, entró en su propia nave de solo un mástil. Los barqueros tiraron de la vela, y el barco salió rápidamente del muelle, navegando hacia la dirección de la Fortaleza Longum Carmen.

 

En el camino de vuelta, mientras estaba sentado al sol, Cornelius vio todo el espectáculo.

 

Cerca de cinco millas de distancia de la Ciudad Fronteriza en un campo de nieve, un gran grupo de personas entró en su campo de visión, todos llevaban la misma armadura de cuero marrón, y una larga pica de madera en su espalda. Formando una larga fila, marcharon lentamente a través de la nieve. A pesar de que estaba separado de ellos por un pequeño bosque de tal manera que no podía ver todo con claridad, pero él estaba seguro de que había al menos un centenar de personas.

 

Esos son… ¿Los agricultores que el cuarto Príncipe utilizo para hacer frente a las bestias demoníacas?

 

En los primeros meses del año, cuando la nieve todavía cubría los caminos, era absolutamente difícil caminar en la nieve, por lo que Cornelius ni siquiera podía imaginarlo. Pero el grupo de personas que aún se movían en el camino, e incluso parecía como si la nieve fuera por lo menos un pie de profundidad, esto no era un asunto pequeño…

 

Quería reírse al ver ridícula escena, pero descubrió que él era incapaz de hacerlo. Una sensación de duda surgió inconscientemente en su corazón, ¿Los caballeros bajo el mando del Duque Ryan, podría también hacer eso?

_______________________________________

Traducido por carlosdaniel1990

Login Form

CrewChat